De mi cosecha/Movimientos indignados

Ahora si me rindo: efectivamente, no doy la talla.

Comencé mi participación en Plaza Podemos de forma casi coincidente con mi decisión de incorporarme activamente al círculo de mi ciudad, justo al comienzo de esta Asamblea Ciudadana que se acaba de dar por concluida. Mi primer hilo se titulaba “Me rindo: no doy la talla” y al final, tengo que reconocer que eso es así.

Quiero empezar diciendo que considero que Pablo Iglesias es un “animal político”, así como lo son algunas de las personas de las que se ha rodeado, y como tal, es muy probable que haga historia. Y Podemos con él. Desde luego su brillante formación y experiencia no ha caído en saco roto y sabe sacarle partido: lleva desde 2011 preparándose para esta “espontánea” empresa. Es y será un gran líder político de masas, al estilo de otros que han hecho ya historia en este país (incluyendo las formas). Y que llegado el momento es probable que cuenten con mi voto, a la espera de ver el programa económico y político que se presenta. Estoy segura de que podemos “podrá”.

Todo esto fue un error. Mío sin duda. Tengo que reconocer que siempre he sido reacia a que el movimiento social naciente en este país, el 15M y los movimientos que de allí surgen se implicaran en la batalla electoral, porque se de sobra que es mínimo el porcentaje de personas capaces de ejercer sobre dicho partido la presión necesaria como para que se podemos tristemantuviera en una línea de divergencia adecuada para cambiar las cosas en profundidad. Y también intuía que la aparición de un partido así, terminaría con la “necesidad” de seguir tomando las calles. Sin embargo me dejé deslumbrar por la victoria, que no se puede calificar de otro modo en las europeas. Por ese 1.200.000 votos, por los candidatos elegidos de forma totalmente abierta (sin listas), por el programa participado por los ciudadanos. Pensé que un partido en esa línea, con un líder visible dispuesto a encender la gana de participar en la gente, un líder que decía al principio creer en los postulados del 15M, en las decisiones generadas desde abajo, podría hacerse realidad el despertar de la ciudadanía. Creí que era posible.

Han sido 5 meses de participación. He trabajado todo lo que he podido. Participé avalada por mi círculo, activamente en el proceso de elaboración de documentos, en las transacciones. En el debate abierto en la Plaza. También en las decisiones que en ese tiempo se tomaron en mi círculo, en las fáciles y en las difíciles, y en otros proyectos y trabajos. No soy perezosa, y jamás me ha movido el afán de ocupar ningún puesto en ningún sitio, básicamente porque no tengo tiempo. Pero dentro de mis posibilidades procuro aportar en lo que puedo y sé. He encontrado tanto en el círculo como en esta Plaza gente con capacidades y conocimientos asombrosos, con unas ganas de trabajar y de crear algo bueno, increíbles. Y es por ellos que me cuesta mucho tomar la decisión de dejar de formar parte activa de Podemos.

Sin embargo en estos 5 meses he asistido en primera línea de batalla (Plaza Podemos) a la destrucción de todas mis ilusiones respecto al futuro del partido. He sido testigo, como muchos de los que aquí estamos, de un recuento ya largo (no voy a incluir la lista de agravios) de decisiones no ajustadas a la estética profundamente democrática que se anuncia a bombo y platillo (cuando no directamente a la legitimidad). He comprobado lo lejos que está ya el líder y su equipo de los ciudadanos que lidera. Ni un contacto en los lugares creados por ellos mismos: todo comunicado a través de la prensa.

El remate es una votación técnicamente de listas abiertas, en la que el líder sale elegido con un 98% de los votos, en la que entre el candidato 62 y 63 hay 70.000 votos de diferencia (siendo el 63, portavoz del Círculo de Enfermeras, mucho más conocido que el absolutamente desconocido 62), y en cuyos resultados se publican varios candidatos con 0 votos, cuando se sabe a ciencia cierta que cuentan al menos con decenas de ellos (y seguramente más). Y todo ello en un proceso en que quien está encargado de organizar la votación (Luis Alegre) es también candidato. Por toda explicación los técnicos de Agora voting dicen que es un error en el recuento, y que no ha sido hecho a mala fe. Ni una aclaración por parte del Equipo Técnico, ni por parte del equipo ganador, ni, faltaría más, una repetición de elecciones. ¿De verdad alguien se imagina esto en una votación seria? (Esto si me parece importante documentarlo: http://www.reddit.com/r/podemos/comments/2mdith/yo_he_votado_a_v%C3%ADctor_garc%C3%ADa_que_en_los/cm371m8    )

Y todo ello, para mi estupefacción, ante el silencio cuando no la aquiescencia no solo de quienes votan desde su casa sin saber de Podemos nada más que lo que sale en prensa, como quien le da a like en Facebook, sino de mucha gente que según mi criterio (evidentemente erróneo) debería estar viendolo igual que yo. De repente nadie parece darle importancia al hecho constatado de que si las cosas se siguen haciendo del mismo modo, acabaremos volviendo al punto de partida (solo que con otros protagonistas).

Ahí está mi error: me metí donde no debía. Evidentemente esto significa que no entiendo la lógica electoral, que no supe ver detrás de los discursos sobre la participación la realidad de lo que después ha reconocido Errejón: podemos no es una herramienta para canalizar y organizar la participación ciudadana sino una máquina electoral. Lo de “mandar obedeciendo” y otras frases célebres, son meros eslóganes. Jamás van a permitir que la participación de la gente tuerza lo que ellos han decidido. La gente votará lo que ellos digan que se vote: son los intelectuales, los preparados, que dirán al resto lo que es bueno y correcto. Y utilizarán sus habilidades comunicativas para convencer a todos los votantes de que eso es lo que necesitan y estos asentirán entusiasmados: ninguna diferencia con lo ya conocido por todos. Uno de los eslóganes de los comunistas durante la guerra civil era “primero ganemos la guerra, y luego ya haremos la revolución” y tal parece ser la consigna en Podemos, no solo la de el equipo ganador, sino la de decenas de miles de “nosotros”. Y yo no sirvo para tragar esos sapos y fingir que no los veo, o que puedo estar de acuerdo con ellos. No sirvo para callarme ante lo que me parece injusto, y aunque digan que hablando “pongo en riesgo” la imagen del partido, lo cierto es que opino que quienes la arriesgan son los que hacen una cosa mientras predican otra diferente.

Tras este proceso, en el cual se ha consagrado el  asentimiento en “un solo click desde casa” por encima de la participación real (virtual o personal) en el debate, los círculos, las asambleas y esta misma Plaza han quedado por completo desprovistos, para mi, de significado. La organización territorial quedará reducida a las federaciones de otros partidos conocidos, puede que incluso con menos libertad de movimientos que algunas otras. Y eso los que sobrevivan al filtro del Consejo Ciudadano, que es todopoderoso en cuanto a la validación de los mismos. Lo de las listas realmente abiertas (como en las europeas) para elección de candidaturas, ya sabemos a qué habrá quedado reducido. Y por tanto ese que yo quería que fuera mi sitio, ha quedado reducido al maquillaje democrático de Podemos. A un grupo de tontos útiles cuyo tiempo y esfuerzo sirve tan solo para dotar de legitimidad a las decisiones impuestas por… si: por una élite.

“Los hombres han sido siempre, en política, víctimas necias del engaño ajeno y propio, y lo seguirán siendo mientras no aprendan a descubrir detrás de todas las frases, declaraciones y promesas morales, religiosas, políticas y sociales, los intereses de una u otra clase.” Dijo Vladimir Ilich Uliànov, Lenin. Esto y no otra cosa es lo que se está haciendo realidad estos días aquí, en Podemos. Me parece perfecto para aquellos cuyos intereses coinciden con los del equipo ganador: ganar unas elecciones generales a cualquier precio, y por tanto les felicito. Sólo les quiero recordar una frase de mi sabia abuela: “cuanto más te agachas, más se te ve el culo”.

Para los héroes que hayan llegado al final de esta larga perorata, dejo como despedida algunos versos de una poesía de Mario Benedetti, algo retocada:

Desde los afectos

.

¿Cómo hacerte saber que siempre hay tiempo?

Que uno tiene que buscarlo y dárselo…

Que nadie establece normas, salvo la vida…

Que la vida sin ciertas normas pierde formas…

Que la forma no se pierde con abrirnos…

Que abrirnos no es amar indiscriminadamente…

Que no está prohibido amar…

Que también se puede odiar…

Que la agresión porque sí, hiere mucho…

Que las heridas se cierran…

Que las puertas no deben cerrarse…

Que la mayor puerta es el afecto…

Que los afectos, nos definen…

Que definirse no es remar contra la corriente…

Que no cuanto más fuerte se hace el trazo, más se dibuja…

Que negar palabras, es abrir distancias…

Que encontrarse es muy hermoso…

Que el sexo forma parte de lo hermoso de la vida…

Que la vida parte del sexo…

Que el por qué de los niños, tiene su porqué…

Que querer saber de alguien, no es sólo curiosidad…

Que saber todo de todos, es curiosidad malsana…

Que nunca está de más agradecer…

Que autodeterminación no es hacer las cosas solo…

Que nadie quiere estar solo…

Que para no estar solo hay que dar…

Que para dar, debemos recibir antes…
**Que para que nos den también hay que saber pedir…**

**Que saber pedir no es regalarse…**

**Que regalarse en definitiva no es quererse…**

**Que para que nos quieran debemos demostrar qué somos…**

**Que para que alguien sea, hay que ayudarlo…**

**Que ayudar es poder alentar y apoyar…**

**Que adular no es apoyar…**

**Que adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara…**

**Que las cosas cara a cara son honestas…**

**Que nadie es honesto porque no robe…**

**Que democracia no es solo poder votar**

**Que ser “más democrático que lo que hay” no es lo mismo que ser “tan democrático como sea posible”**

**Que ser transparente no es sólo hacer cuentas públicas**

Que cuando no hay placer en las cosas no se está viviendo…

Que para sentir la vida hay que olvidarse que existe la muerte…

Que se puede estar muerto en vida..

Que se siente con el cuerpo y la mente…

Que con los oídos se escucha…

Que cuesta ser sensible y no herirse…

Que herirse no es desangrarse…

Que para no ser heridos levantamos muros…

Que sería mejor construir puentes…

Que sobre ellos se van a la otra orilla y nadie vuelve…

**Que volver no implica retroceder…**

**Que retroceder también puede ser avanzar…**

**Que no por mucho avanzar se amanece más cerca del sol…**

¿Cómo hacerte saber que nadie establece normas, salvo la vida?

Ya he dado la brasa suficiente: a los que han debatido conmigo en términos educados, gracias. A quienes con sus conocimientos técnicos y políticos me han enseñado algunas cosas, gracias. A quienes han entregado horas de su esfuerzo para hacer más sencillo y comprensible para los demás este proceso tan (innecesariamente) complejo, gracias también. Igualmente doy las gracias a quienes me han hecho reir en medio de la tormenta. A pesar de estar desde el primer momento en el lado más crítico con la postura “oficial”, tengo 279 de Karma de comentarios y eso tiene para mi cierto valor.

Al equipo ganador y sus hoolligans: enhorabuena (por la victoria y porque os estáis deshaciendo eficazmente de “lastre” como yo). Espero que el aterrizaje no sea forzoso, como lo ha sido ya para algunos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s